La Vall Grup logo
¿Son los roedores necesarios para nuestro ecosistema? imagen

¿Son los roedores necesarios para nuestro ecosistema?

  • 21/01/2019 -
  • actualidad


Llega el invierno y aumentan los avisos por problemas de roedores. Cómo mamíferos inteligentes, curiosos y astutos que son, van buscando alimento y refugio huyendo de la fría calle. 

Los roedores son los mamíferos con mayor población y representan el 42 por ciento de toda la diversidad de los mamíferos en el mundo ya que se reproducen con mucha facilidad y con muchas crías en cada camada. Por poner un ejemplo (porque varía en función de la especie) podemos decir que tienen una media entre 3-8 camadas al año y en cada camada pueden tener entre 5-15 crías. Menos mal que tienen una vida media entre 1-2 años porque si no fuera así, hubieran colonizado el planeta.

A los roedores que nos referimos en este post son los roedores que existen en España que pueden llegar a convertirse en plaga y pueden ocasionar daños graves en locales y viviendas ya que la palabra “roedor” en general, es una orden de mamíferos con aproximadamente 2280 especies.

Los roedores a los que nos referimos son: Rattus Novergicus o rata de alcantarillado, Rattus Rattus o rata de los tejados, Mus musculus o ratón doméstico o Apodemus sylvaticus o ratón de campo.

Pero, ¿Realmente los roedores son necesarios para nuestro ecosistema?

La respuesta es sí. Es cierto que los roedores son los causantes de fuertes pérdidas económicas porque dañan viviendas, instalaciones y cultivos y además son grandes vectores causantes de transmitir enfermedades pero también es cierto que son muy necesarios para nuestro ecosistema.

Respondiendo a la cadena trófica, los roedores son alimento para otros muchos carnívoros que los necesitan para subsistir permitiendo mantener un equilibro en el ecosistema.

Además, hacen madrigueras permitiendo airear e l suelo y filtrar el agua siendo positivo para las plantas. También introducen materia orgánica en el mismo haciendo suelos más fértiles o dispersan semillas que ellos mismos recogen para su almacenamiento y posterior consumo.

El problema es que los roedores han colonizado las ciudades rompiendo el equilibrio del ecosistema. Las urbes suponen para los roedores el sueño anhelado por cualquier ser vivo. Refugio y grandes dosis de alimentación son lo que encuentran en la ciudad. Y es que el ser humano genera mucha basura y desperdicio alimentario.

Por poner referencia, una persona puede generar 459 Kilos de residuos al año y en fecha de 2017, hay en España 46,57 millones de personas.







Además, las ratas de alcantarilla pueden compararse con los leones en su lucha por la conquista del territorio. Entre ellas, generan grandes peleas para determinar su posición en la colonia y establecer así jerarquías. La rata alfa o la más dominante, la rata beta y así sucesivamente hasta llegar a la rata Omega.

Este comportamiento ayuda a comprender el hallazgo descubierto en un estudio que revela que una vez la rata marrón entra a una ciudad, veta la entrada de otras especies de rata que traten de asentarse allí porque son las más agresivas y porque poniéndonos en su situación ¿Cómo van a querer abandonar o tener que repartir el pastel de su paraíso de basura?.